¿Cuáles son los mejores vinos para carne? Una pregunta que en realidad debería ser: ¿Vale cualquier vino tinto para cualquier carne?. De toda la vida nos han dicho que la carne se acompaña de un vino tinto, sin más. Pero hay muchos matices: según sea el tipo de carne (roja, blanca, de caza), el corte (costilla, solomillo, chuleta), su preparación (horno, plancha, parrilla) y la salsa; encontraremos que hay un tipo de vino para cada carne.

Los mejores vinos para carne son aquellos que potencian el sabor del corte y acentúan sus características más destacadas; además de compensar la acidez o el dulzor excesivos que puede tener un plato. El vino es un compañero de lujo para un gran plato. Y bien elegido es la frutilla del postre.

En cualquier caso, hay dos reglas universales: primero elegir el plato y después el vino; además de que el vino jamás debe enmascarar la carne. En todo caso hay muchos matices para acompañar una carne y no fallar con el vino. Para acertar, hay que fijarse bien en el tipo de uva y el cuerpo del vino, además de su maduración.

Mejor vino para filete a la plancha

Hasta un sencillo filete a la plancha tiene su aquel a la hora de maridar. En este caso, aconsejamos vinos para carne que sean tintos jóvenes, de cuerpo ligero/medio y secos. Cuanto más grueso y graso sea el corte, la carne irá pidiendo un vino con más cuerpo.

Mejor vino para carne a las brasas

La carne hecha a la brasa o a la parrilla se caracteriza por su sangrado. Lo ideal es que el vino potencie ese hecho, logrando que el jugo que desprende la carne se mezcle con el caldo de manera adecuada.

Lo más natural es elegir vinos tintos con mucho cuerpo, sobre todo con las carnes más magras. La acidez es otro punto a tener en cuenta: un punto demasiado alto puede matar el sabor de la carne y arruinar la experiencia. Vinos de uva merlot, cabernet sauvignon, syrah o malbec serán un gran acompañante.

Mejor vino para carne al horno

Hay tantas maneras y cortes a la hora de hacer carne al horno que es prácticamente imposible recomendar un solo tipo de vino. Aunque una cosa es segura, a mayor tiempo de cocción, la carne pedirá un vino más complejo, con más cuerpo. Necesitamos que los sabores se multipliquen en la boca y un vino demasiado ligero nos sabrá a nada.

En cualquier caso, tu experiencia es un grado a la hora de maridar correctamente una carne al horno.

Mejor vino para carne de cordero

El intenso sabor de la carne de cordero, más acentuado cuanta más edad tiene el corte, tiene múltiples matices. Si la carne de cordero es joven (como el lechazo, el cordero lechal), el vino necesita aportar notas dulces para equilibrar su sabor. Mejor evitar vinos jóvenes, con poco cuerpo y/o demasiado ácidos. Merlot, tempranillo o cabernet son las uvas más adecuadas.

Cuando la carne de cordero sea de un ejemplar adulto, el vino debe tener una buena estructura, complejo y que no resulte un extraño en boca. Vinos con cuerpo (crianzas, reservas y grandes reservas) pueden aportar el toque definitivo a un gran plato de cordero.

Fuente: www.codigounico.com