La Malbec se ha convertido en la uva más representativa de los vinos argentinos. Su origen se remonta al sudoeste de Francia, y fue llevada a Argentina en 1853 por el francés Michel Aimé Pouget, y fue a fines del siglo XIX y de la mano de los inmigrantes italianos y franceses, la vitivinicultura creció y el Malbec se adaptó a las condiciones geográficas y climáticas del país americano, perfilándose como uva insignia y emblema del país, además de contar con un rol  protagónico en el mundo.

Tanto el país como la uva han formado una sinergia en la que cada cual utiliza sus propios atributos para destacar los del otro, logrando que las uvas crezcan con excelente concentración de azúcares, con sabores de fruta jugosa, y de un seductor color oscuro intenso. El máximo representante de los vinos creados con esta uva es Luigi Bosca, el resultado del trabajo de más de un siglo de una de las familias de gran renombre en Argentina, sinónimo de perseverancia y calidad y que se ha perpetuado en la bodega Leoncio Arizu.

Movidos por el impulso de superar sus propios estándares de calidad, Luigi Bosca nos habla de la tradición, autenticidad y elegancia capturadas en una botella. Los vinos de Luigi Bosca Malbec DOC Single Vineyard preservan y comparten la riqueza de las regiones mendocinas, que en alianza con los estrictos controles de calidad y sus uvas seleccionadas de los viñedos de Finca La linda, Vistalba, Luján de Cuyo y Mendoza, con una antigüedad de las vides de 70 años, son responsables de su origen. Además, son pioneros en el establecimiento de la Denominación de Origen Controlada Luján de Cuyo, la primera de Argentina.

La línea Luigi Bosca comprende vinos monovarietales elaborados con Sauvignon Blanc, Riesling, Chardonnay, Pinot Noir, Syrah, Malbec y Cabernet Sauvignon, pero su nuevo integrante es el Luigi Bosca De Sangre, elaborado con 50% Cabernet Sauvignon y 50% Malbec, que definen un nuevo estilo pero respetando la tipicidad varietal individual. Sus uvas provienen de vides de 90 años, seleccionadas en parcelas especiales ubicadas en la Finca “El Paraíso”, que le aportan gran estructura y cuerpo.

Luigi Bosca Malbec Terroir, un vino de un violeta profundo y que recuerda frutas negras, higo y membrillo, con especias y notas florales, con un delicioso sabor frutal. Es producido con uvas seleccionadas de vides de diez años de edad, potencializando su sabor durante la crianza, y además tiene un potencial de guarda de hasta 15 años en botella. Marida delicioso con cortes de carnes rojas, carnes a la parrilla, quesos duros y pastas con salsa de tomate.

Los tonos de las botellas y las etiquetas de Luigi Bosca, nos remiten a los colores de la tierra y los viñedos en los que se inician las historias de sus vinos, y de las muchas que se contarán al calor de la plática con una copa de tinto en las manos.

 

Fuente: www.vinetur.com