La uva bonarda es la segunda variedad tinta en cuanto a superficie plantada en la Argentina, después del malbec.

1- CÓMO LLEGÓ LA BONARDA A LA ARGENTINA

En un principio se creyó que era originaria del Piamonte italiano. Pero estudios posteriores la ubicaron como nativa de la región francesa de Saboya, bajo el nombre corbeau noir (en el Valle de Napa, California, se la conoce como charbono). 

La confusión se dio porque los inmigrantes italianos de fines del siglo XIX que se dedicaban a la vitivinicultura viajaron por el mundo con esquejes de vid provenientes de distintas regiones vitivinícolas, como la Saboya francesa, que limita justamente con el Piamonte italiano.

2- POR QUÉ SE LLAMA BONARDA

Hacia fines de 1980, el INTA se propuso identificar y registrar todas las variedades cultivadas en el país y principalmente dilucidar varios casos de confusión en la denominación u origen genético de determinados cepajes. Así, se determinó que la variedad bonarda no tenía nada que ver con la barbera.

¿Un dato curioso? En 2000, la cátedra de Viticultura de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo determinó finalmente que, en la Argentina, la variedad bonarda corresponde al cepaje francés corbeau.

La denominación definitiva llegó el 15 de abril de 2008 cuando el Instituto Nacional de Vitivinicultura reconoció al varietal bonarda argentina como sinónimo de corbeau-douce noire.

En 2019 el 14% de los vinos varietales elaborados con bonarda se exportó y el 86% se comercializó en el mercado interno.

3- DÓNDE SE CULTIVA LA BONARDA

Según un informe oficial del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), la bonarda está presente principalmente en Mendoza, que tiene la mayor cantidad de hectáreas del país (83,3%), seguida por San Juan (12,4%).

En 2019 tuvo un total de 18.305 hectáreas cultivadas, lo cual representa el 8,5% del total de vides del país, lo que la posiciona como la segunda variedad tinta en superficie por detrás del malbec.

4 – CÓMO SON LOS VINOS BONARDA

Esta variedad fue usada durante mucho tiempo en la Argentina como base de vinos tintos comunes por sus altos rendimientos por hectárea y su sobresaliente aporte de color. Pero especialmente por su gran aptitud para mejorar vinos de corte, especialmente con malbec.

La uva bonarda produce vinos de color violeta o púrpura intenso. En su aroma suelen aparecer atractivas notas de frutas rojas (frambuesa, frutillas, cassis o cerezas) y frutas negras (moras, ciruelas o arándanos). En boca es agradable y dulce, de buena intensidad. Sus taninos son suaves y hacen aterciopelado y elegante al vino.

5- DÓNDE SE HACE EL MEJOR BONARDA DEL PAÍS

San Martín, villa cabecera del departamento del mismo nombre, ubicada 40 kilómetros al este de la ciudad de Mendoza, es considerada la Capital del bonarda por ser el que mayor cantidad de superficie implantada tiene con aquel cepaje: el 25% del total, con 3.758 hectáreas cultivadas.

6- CUÁNTO BONARDA SE CONSUME EN EL PAÍS

En 2019 se comercializaron 196.064 hectolitros de vinos varietales elaborados con Bonarda. El 31% corresponde a varietal puro y el 69% a cortes con otra variedad.

Si bien las ventas al mercado interno de vinos con bonarda han ido en disminución desde el año 2011, se observó un aumento del 9,9% en el último año, especialmente en los varietales de bonarda con corte.

Fuente: cronista.com